Búsqueda de otros gatos







miércoles, 28 de mayo de 2008

El tic-tac del recuerdo

...y él seguía asomado a la ventana del miedo, como tantas y tantas otras veces. No es que fuera en sí mismo un habitual de las alturas, pero a él siempre le gustó acariciar el vacío, sentir el significado de la nada, tocarla con los dedos.
La calle seguía desierta a esas horas, parecía que al mundo se le había olvidado vivir aquella tarde, no había luces, no había nada, tan sólo el sonido del silencio contra la acera. Allí seguía, como siempre. Parecía imposible creer que alguien hubiera podido sostener aquel recuerdo durante tantos y tantos años. Era algo más que el peso sobre la espalda, más que todas las otras historias. Un dolor a la altura del esternón muy parecido a la nostalgia. Aquel invierno caía con fuerza, mucho más que otras veces.
-Hacía ya muchos años que la venganza no caía con tanta fuerza Lecci, es un tiempo extraño ¿no crees?
-¿Para la venganza? Bueno Mario, en realidad nunca hubo un tiempo específico para ella. La venganza en si misma no es nada, el tic-tac de un mal recuerdo, nada más. Un fantasma amargo.
Mario seguía con la mirada absorta en la acera, tic-tac, tic-tac...
-Es cierto Lecci, a uno se le encoge el alma al pensar en la venganza. No es más que lluvia, el tic-tac del recuerdo...


7 comentarios:

Luis Amezaga dijo...

El reloj viene con retraso, pero la venganza llega puntual.

comopompasdejabon dijo...

Hay un tic-tac molesto en medio del silencio de la noche que no deja dormir de una vez a los fantasmas... habrá que cambiar el pendulo...si se puede.
Un cariñoso maullido, mi gato.

Jose (el lanzador de botellas) dijo...

¿De dónde son esos fragmentos? ¿Son tuyos o de alguna obra?

Realmente, me encantan.

Un saludo

Maga dijo...

Esta vez mi comentario no será acerca de tu entrada (de las que sabes soy fiel seguidora) sino que será una recomendación; lee "Fantomas contra los vampiros multinaciones" de Cortázar. Si ya lo has hecho, me cuentas qué te pareció ¿bueno?
Besos...

Quijo dijo...

Dicen que la venganza llega siempre a tiempo, sin embargo...el tiempo es tan relativo que lo que para una parte llega a tiempo, para la otra es demasiado tarde...y siempre puede volver a llover....
UN gran abrazo Riaño!!

Maria Coca dijo...

Un tic-tac que duele cuando suena, porque son recuerdos que arañan el alma.

Buen texto.

Besos desde mi orilla.

Yuriarwencilla dijo...

Hay tic-tacs que surgen en mitad de la noche, impidiendo conciliar el sueño con su traqueteo sin fin, marcando las horas...como los recuerdos que acechan.. :).

Siento haberme perdido, pero ya estoy de vuelta, y espero leerte pronto :).