Búsqueda de otros gatos







jueves, 11 de octubre de 2007

Ventanas, bocas invertidas

...no había duda, Diciembre, imborrable, había llegado; las calles se deshacían en un ovillo de estambres, borrones de recuerdos. Por aquel entonces, la Vida ya no era la de antes, era Diciembre,
-La lluvia cae con desgana Lecci, no tenía ni idea de su miedo al suicidio colectivo;
la idea de Mario y su secta acuática hizo bosquejar una mueca en Lecci,
-A veces no hace falta morir para suicidarse mentalmente, la Esperanza tiene una salud tan frágil, cualquier excusa, una tardanza, la hiere mortalmente, se pierde en el tiempo...




10 comentarios:

Quijo dijo...

Hoy no deja de llover en mi ciudad y mi faringitis y la tediosa pero necesaria lluvia me retiene en casa, lejos de mi niño,....ahora que está tan cerca...

Fabiana dijo...

que frase tan acertada, " a veces no hace falta morir para suicidarse mentalmente..."
y que triste no?

thoti dijo...

.. a ver si se mejora la salud esa tan d�bil de Esperanza.. :-) y a Mario mejor ser� que le detengan pronto.. ay Diciembre..
.. gracias por visitar mi blog.. intentar� pasar mas a menudo para leerte.. un saludo desde mis colinas..

Liz dijo...

La esperanza debilitada, es síntoma de que estamos vivos... siempre se la puede curar.

Que andes bien!!

manly dijo...

Es cierto, la esperanza se diría, es débil y vulnerable, otras veces llega a ser obcecada y hasta ciega. En realidad más parece que sea una mujer que en ocasiones se disfraza y pasa de puntillas entre la gente, entonces, bueno, entonces ni siquiera se la reconoce.

Melpómene dijo...

Yo ya me suicidé mentalemente, creo que sucedió hace un par de años... no lo recuerdo y la esperanza... se perdió por ahí,va vagando por las calles, pero lejos muy lejos ya no esta a nuestro alcance. Gracias por el escrito, de verdad me emocionó.

Maga dijo...

...creo que fue Barthes quien habló sobre aquellas frases que te hacen detener la lectura, levantar la cabeza y reflexionar..."¿no hace falta morir para suicidarse mentalmente?".

Ana (...) dijo...

Si, la esperanza debe alimentarse constantemente, de lo contrario, flojea.
Como siempre es un gusto leerte, qué frescura siempre.

Maria Coca dijo...

Es cierto: a veces la esperanza es tan débil que la lluvia la ahoga. Me gusta tu blog y tu estilo. Volveré por costumbre, para no perder la costumbre.

Besos desde mi orilla.

comopompasdejabon dijo...

Bufanda, gorro de lana, guantes y abrigo hasta los pies, calzas y medias de lana y un cafe bien calentito o una copa de cognac para esa Esperanza.
Un beso