Búsqueda de otros gatos







lunes, 24 de septiembre de 2007

...Y aún recuerdo aquellos días en los que a Ella le gustaba pasarse horas saboreando el café de las cinco y dos o tres minutos; dependía, en principio, del Dolor que cada tarde puntualmente llamaba al timbre con un quejido que recordaba más al llanto de las bisagras que al simple dolor de seguir viviendo. Yo cerraba los ojos como intentando que la Tristeza pasara de largo, casi podía oír sus pasos deslizarse poco a poco entre las chaquetas carcomidas, yo me quedaba pensando en aquella frase; tú con el tizne azul de mi carbónico...




6 comentarios:

Yuriarwencilla dijo...

¡Hola j.riaño! la tristeza es, el sentimiento más solitario,aunque me ha gustado ese verso escogido de "Amor de tarde", que pertenece a los "Poemas de oficina" del maestro Benedetti.
Besos

comopompasdejabon dijo...

Ya no se utiliza el papel de calco, como muy bien explica la genia, Benedetti, suena tu escrito a postal amarilla por el tiempo.
Saludos J.R.

Quijo dijo...

La tristeza no es mala...siempre y cuando sea un estado de tránsito que nos haga recordar aquello que tuvimos, y que en algún momento, en algún instante...nos hizo sonreir.

Liz dijo...

Entre el dolor de Ella y la tristeza de Él, está la melancolía de los dos...

Gracias por las palabras... y sí, tendré paciencia...vale la pena.

Saludos!

Anónimo dijo...

nosotros mismo añoramos a la tristeza cuando hay un día gris nos paetece sentirnos meláncolicos.. incluso con lo que hacia tiempo no nos parábamos a pensar y nos hace replantearnos nuestras vida .. otra vez...


Merche

Luis Amezaga dijo...

Ese café que es como un suspiro en medio del parto. Una respiración, una estación vacía. Y el sonido de la barandilla acariciada por una mano que se desprende. Y la longitud infinita de un pasillo que no termina en cielo despejado. Nunca sabrá lo cerca que pasó la tristeza.